Twitter
Facebook
youtube
Flickr
Pinterest
Cocktail Art
Instagram

Sabor a México

El tequila es, sin duda, uno de los aguardientes más conocidos del mundo. Procede de México, y si bien los españoles fueron los primeros en destilar el jugo fermentado del agave, los aztecas ya disfrutaban de los efectos reconfortantes y del delicioso sabor del pulque, que consistía en una especie de vino que obtenían al cocer y dejar fermentar el aguamiel (jugo del agave).
El agave es una variedad de maguey que, si bien se encuentre en cuatro estados de México, se produce mayoritariamente en el de Jalisco. Esta especie botánica posee una gran piña central, mezcal, capaz de proporcionar abundante aguamiel. La edad ideal de la planta para obtener un jugo de calidad es de unos diez años; su producción es inferior a la gran demanda, y esta es la razón de que el tequila de calidad (100% agave) tenga un precio muy elevado.
El nombre original de este aguardiente es mezcal, y Tequila, el pueblo donde se producía un mezcal diferente y de gran calidad. Fue tanta su popularidad que al final el nombre de tequila fue el que pasó a ser internacionalmente conocido. Actualmente la principal diferencia entre mezcal y tequila es que en el mezcal es jugo se extrae realizando incisiones en las carnosas hojas de la planta y para elaborar tequila se deshoja la planta para después extraer el jugo de la piña o bola. Popularmente goza de mayor reputación el tequila, sobre todo si es 100% agave.
En el mercado encontramos básicamente tres tipos de tequila: blanco, reposado y añejo. El blanco se suele embotellar tras la segunda destilación aunque en ocasiones se deja reposar unos pocos meses. Tanto el reposado como el añejo están envejecidos en barricas de roble que suavizan su fortaleza y aportan aroma y color.
La forma tradicional de degustar este aguardiente consiste en tomar un poco de sal, a continuación chupar un limón y beber el tequila. No obstante, es las zonas productoras recomiendan tomarlo tal cual, sin alterar sus cualidades.
El tequila ha ido por el mundo de la mano del cóctel, y ha originado muchas recetas, como el sonrojado tequila sunrise o uno de los diez imprescindibles: el cinematográfico margarita. Herb Alpert y su trompeta serán una magnífica compañía.

Muy popular en Estados Unidos, en 1988 dio su nombre a un filme de Robert Twone, protagonizada por Michelle Pfeiffer y Mel Gibson. En el Dry Martini y el Gimlet lo preparamos directamente en vaso largo mediano, servimos una copa de tequila blanco, zumo de naranja natural, mezclamos con una cucharilla, añadimos el hielo y vertemos un chorrito de granadina apoyando la botella en el borde del vaso, lo que deja marcada una línea de un tono rojo amanecer. A mí me gusta añadirle un poco de guindilla.
Mientras lo saboreamos, pongámonos las Ray-Ban e imaginémonos un amanecer caminando con Nicolas Cage por Las Vegas.

Leer artículo en: Magazine La Vanguardia (PDF)